ChicamochaNews.net - Multilenguaje

miércoles, 26 de julio de 2017

Fiesta de la colombianidad en Viena


Colombianos residentes en Austria y países vecinos, celebraron el día de Independencia Nacional.

Por Pacelli Torres

(Corresponsal del Chicamocha News en Europa)

Si en estos momentos me pidieran definir lo que significa ser colombiano, lo haría contando una anécdota: Hace un par de años estaba con mi familia en un restaurante llamado Kopp que sirve comida típica austriaca. Ya al final, cuando llamamos para pedir la cuenta, el mesero me preguntó, en español, que de dónde venía y cuando le dije que de Colombia buscó en la billetera y me mostró su cédula de extranjería colombiana, me dijo que era austriaco pero había vivido cuatro años en Valledupar donde tenía un restaurante.

La siguiente vez que asistimos al mismo establecimiento se acercó a nuestra mesa y nos hizo conversación. Era el tiempo del dilema entre el sí y el no y era claro que su visión política la sentía en el alma. Demostró también saber mucho más sobre Shakira y Carlos Vives que yo. Nos dijo que todas las mañanas leía el Espectador y que los fines de semana cocinaba Sancocho. Cuando me preguntó cuál era el mejor de los sancochos y yo no supe responder, soltó una carcajada y me dijo: ¡el de la gallina robada!

Desde entonces nos saludamos cuando nos vemos y cuando me refiero a él, lo llamo "el mesero colombiano". Esa sería mi definición de colombianidad, algo que se lleva por dentro y que termina siendo contagioso, independientemente del lugar en que se nazca.

Cuando asistimos a la fiesta organizada por la Embajada para celebrar el 20 de Julio, a la primera persona que vi fue al "mesero colombiano" había llegado antes de que abrieran las puertas y esperaba con su esposa colombiana y otros compatriotas que, según me dijo luego, habían venido de Francia. Nos invitó a su mesa pero yo decliné la invitación, pues no quería echar a perder el misterio de tener un amigo al que no le conozco el nombre y al que el único vínculo que nos une es precisamente la colombianidad.

La celebración de los 207 años de independencia fue un éxito rotundo. El embajador en persona, Dr. Jaime Alberto Cabal Sanclemente, recibió a todos y cada uno de los asistentes con una sonrisa y un apretón de manos y pudimos disfrutar de una tarde espectacular con la participación especial de la agrupación "El Maestro Oscar Ospino y los Amigos del Vallenato" y una exquisita degustación culinaria.

La impresión general que tengo, es que cuando dos colombianos se encuentran, por el sólo hecho de ser colombianos se convierten en amigos. Fue también el sentimiento que tuve cuando unos días más tarde me acerqué a la Embajada para conversar con el director de la sección cultural.

La misión diplomática en Viena atiende también a ciudadanos residentes en Croacia, Eslovaquia, Eslovenia, Hungría, Montenegro, República Checa y Serbia. Entre los presentes en el evento había varios compatriotas que se habían desplazado desde la República Checa y Hungría para la celebración.

Se calcula que unas 450 personas asistimos a la fiesta que era exclusiva para colombianos y sus familias próximas.

Junto a nuestra mesa estaba la familia Espitia, proveniente de Montería y con casi 20 años de residencia en Austria. Los textos de las canciones los sabían de memoria y cuando bailaban, parecía que llevaran la música en la sangre. Pero en la pista había también esposos y esposas de otras nacionalidades que seguían el ritmo de la forma más natural del mundo y que sirvieron para corroborar mi definición de colombianidad, como algo que definitivamente se aloja en el corazón.


Libre de virus. www.avast.com

lunes, 3 de julio de 2017

Acordes colombianos con corazón malagueño en Viena


Maestro Luis Alberto Peña Cortés, durante su concierto en Viena.

Por Pacelli Torres

Corresponsal del Chicamocha News en Europa

El pasado 20 de Junio mi familia y yo tuvimos el inmenso privilegio de asistir al recital del joven pianista malagueño Luis Alberto Peña Cortés, quien nos deleitó con varios temas de compositores colombianos contemporáneos y una pieza del pianista austriaco Thomas Larcher.

El concierto abrió con "Invenciones Invisibles" de Luis Fernando Rizo Salomón (1971-2013), quien nació en Cali y se radicó luego en Paris. A ella le siguieron "Rendering", compuesta en 2014 por Federico García de Castro, nacido en Bogotá en 1978 y desde 2001 residente en Pittsburgh, Estados Unidos, donde entre otras cosas fundó el Alia Música Pittsburgh, dedicado a la interpretación y presentación de la música de nuestro tiempo.

La gran destreza de Luis Alberto combinada con el sentimiento puesto en cada nota, hicieron de aquella noche una experiencia inolvidable.

Como un hecho curioso que vale la pena resaltar, es que fue la primera vez que vi que el piano puede tocarse desde adentro, pues Alberto pulsaba las cuerdas internas del piano para crear efectos de sonido.

Cerrando la primera parte estuvo "Naunz" de Thomas Larcher (1963…) que con sus acordes me trasladó a las montañas nevadas de Tirol, de donde es oriundo el compositor.

La segunda parte abrió con "Inventario II", obra de Germán Toro Pérez (1964…) quien también estuvo presente en el recital y tuvo a su cargo la parte electrónica. Esta fue la pieza que dio nombre al recital. Se trataba de un diálogo entre el piano y sonidos pregrabados de nuestra vida diaria. El piano daba una nota, por ejemplo, y a lo lejos se escuchaba el ruido de pasos, tras otra nota, un fragmento de una trasmisión radial y así sucesivamente. Alguna vez se dejó oír la voz de un campesino colombiano. Germán nació en Bogotá y vive desde 1986 en Viena.

A "Inventario II" le siguieron "Nudos Encumbrados" de Ricardo Gallo (1978…), quien desde 2007 lidera el grupo Tierra de Nadie en Nueva York. Ricardo se graduó con honores de la University of the North Texas y obtuvo su doctorado en composición musical en la Stony Brook University.

Cerrando el recital estuvieron las piezas "Variations on Free Fall" y "Audi Reliquia", ambas de Diego Vega (1969-) quien también estudió en los Estados Unidos y obtuvo el doctorado en Cornell University.

Este recital, llamado en alemán Neue Musik für Klavier zwischen Österreich un Kolumbien, (Nueva Música para Piano entre Austria y Colombia), es una muestra no sólo de nuestro joven talento nacional sino también una expresión de la diversidad y la recursividad que nos caracteriza, muchos de los compositores aseguran que sus raíces están en el bambuco y los sonidos de nuestra tierra.


Maestro Luis Alberto Peña Cortés, acompañado de Pacelli Torres V.

Estoy seguro de que el impecable desempeño de nuestro apreciado Alberto contribuyó en gran medida a la transmisión del sentimiento que los compositores quisieron darle a su obra. Hoy en día, gracias a internet, es posible tener acceso a las obras que acabo de mencionar.

Hace algunos años leí un artículo que hablaba de las dimensiones del arte. Se decía que la literatura es mono dimensional, pues se expresa en líneas y unos acontecimientos preceden a otros. En el caso de la pintura, el arte se expresa de forma dimensional, a lo largo y ancho de un cuadro. La escultura ofrece una nueva dimensión: la profundidad, que acerca al observador mucho más a la realidad en que vive. Pero en el caso de la música, decía el artículo, cuyo autor lamentablemente no recuerdo, la música escapa a todas las dimensiones y simplemente fluye a través de quien la escucha.

Este fue el sentimiento que tuvimos los asistentes al recital, que la música nos había compenetrado y que así como Luis Alberto tocaba las cuerdas internas del piano, así sus acordes tocaban las fibras de nuestra alma.

Felicitaciones al gran maestro malagueño y muchos éxitos en sus nuevos proyectos, que no son pocos.

lunes, 12 de junio de 2017

Padre José Leonel Cáceres Chávez: de Concepción para el mundo


La comunidad concepcionera lo recibió a la entrada del pueblo.

Cuando José Leonel Cáceres Chávez se ausentó de Concepción para radicarse en Bucaramanga era apenas un niño, un niño que ni siquiera sabía cuál sería su futuro y aunque había sido acólito, su vocación por el sacerdocio vino varios años después.

Transcribiendo una reseña que reposa en el lejano Estado de Luisiana, en los Estados Unidos, recordamos que, "es el octavo de doce hijos de la familia conformada por Serafín Cáceres (q.e.p.d.) y Marina Chávez, (q.e.p.d.). Estudió teología y Filosofía en el Seminario Mayor Arquidiocesano de Bucaramanga y ejerció como profesor de Sagrada Escritura en la Escuela de Ministerios Laicales de la Arquidiócesis de Bucaramanga".  

En el mismo texto nos enteramos que gran parte de su vida la ha dedicado al estudio, desde luego, con recursos muy limitados o como se dice comúnmente: "a pulso", pues, "Adelantó estudios de Filosofía y Ciencias Religiosas en la Universidad Santo Tomás de Aquino de Bogotá y recibió el título Diplomado en Docencia en la Educación Superior, en la Universidad Autónoma de Bucaramanga, UAB. Es especialista en Desarrollo Intelectual y Educación de la UAB y del Instituto Internacional "Alberto Merani" de Bogotá. Obtuvo el grado de Master en Pedagogía en la Universidad Industrial de Santander y es autor del libro "Trayectoria hacia la Autorreflexión sobre el Quehacer Pedagógico", publicado en Europa por la Editorial Académica Española".


De las aulas al púlpito

Su vida laboral se ha desarrollado en las aulas de clase de centros de enseñanza media y superior, fue así como se desempeñó como profesor de Filosofía y Ciencias Religiosas en tres importantes colegios privados del país y por 16 años ejerció como profesor del Departamento de Estudios Socio Humanísticos de la Universidad Autónoma de Bucaramanga.  

De Santander a los Estados Unidos

El documento histórico en mención, revela que, "en el verano de 2014 llegó a la Arquidiócesis de News Orleans y terminó sus estudios de formación sacerdotal en el Notre Dame Seminary. Fue ordenado Diácono el 21 de mayo de 2016 y asignado para servir en la Parroquia San Clemente de Roma, por un año. El 3 de junio de 2017 fue ordenado Sacerdote para la Arquidiócesis de New Orleans por el Excelentísimo Señor Obispo Gregory Aymond".

En diálogo con el Chicamocha News, el Padre José Leonel ratifica esta información, señalando que, "primero orienté mis pasos por el camino de la docencia universitaria en la Universidad Autónoma de Bucaramanga, que me abrió las puertas y pude ejercer la docencia por 16 años, por eso guardo muchos recuerdos y gratitud. Posteriormente, siguiendo el llamado del Señor, salí para la Arquidiócesis de News Orleans donde me encuentro muy feliz y hoy me da un gusto enorme encontrarme con mi comunidad de Concepción, para colaborar en lo que sea posible y en mis manos esté".

Un reto duro del cual salió airoso

Ya son tres años en Estados Unidos tratando de aprender el idioma, porque cuando llegó a ese país no sabía nada de inglés, escasamente lo que había estudiado en la Universidad para graduarse como Master en la UIS y eso era insuficiente. "Sin embargo, llego allí a New Orleans, un sitio realmente desconocido para mí, la cultura, la gente, las costumbres, todo absolutamente nuevo para mí. Pero fui avanzando con la seguridad de que Dios estaba de mi lado, me asistía, me acompañaba; hubo muchos momentos en que quise devolverme de allá, era un poco difícil para mí, ya un hombre mayor de 40 años, pero Dios me sostuvo y cada vez siento más su presencia, hasta el punto que ya son tres años allá".

Sus papás, recuerdos imborrables que parten el alma

En ausencia de sus padres, fueron sus hermanos mayores, Javier y Martha quienes lo entregaron a la iglesia, al servicio de nuestro Creador. Y al recordarlos, es imposible detener las lágrimas: "Quisiera, desde luego, que mis padres estuvieran aquí en este momento, ella se fue hace 10 años, mi papá se fue hace año y medio, pero la fe me permite saber que ellos están desde la eternidad, acompañándome y compartiendo conmigo esta gran alegría".

"A mi papá lo conocieron aquí muchas personas, un hombre trabajador que sacó adelante una familia numerosa, sin honores pero con mucha humildad y lo hizo bien, tanto así que en mi oración personal diaria me acuerdo que tuvo una muerte de un hombre justo, de esos que habla el Evangelio, porque se acostó a descansar y nunca despertó. Tuve la oportunidad de venir a su funeral y estoy seguro que ellos desde el cielo nos están acompañando y sé de sus oraciones para consolidar mi vocación sacerdotal".


El significado de su primera Eucaristía en Concepción

Al preguntarle por el significado de su primera Eucaristía que celebraba en su pueblo natal, señaló que, "uno se va físicamente de su pueblo, pero en su memoria, en su corazón y en su mente siempre está su tierra, yo en Estados Unidos pienso mucho en esta población".

"Esta Eucaristía es de acción de gracias y es un gran motivo para venir como familia a darle gracias a Dios y a decirle a la gente que el Señor siempre ha estado con este pueblo y siempre ha bendecido a esta comunidad. Esta Eucaristía es una bendición para mí y sobre todo vengo a darle gracias a la Inmaculada Concepción, en cuyos pies yo puse mi vocación algún día. Siendo maestro de la Universidad vine a decirle a la Virgen María, bajo la advocación de la Inmaculada, que en sus manos estaba la capacidad de entrega para mí a Dios como Sacerdote".

Y agregó que, "otra de las intenciones de esta Eucaristía también fue por toda la población garcíarovirense, por los alcaldes de estos bellos municipios, por las personas que pertenecen a los estamentos administrativos, porque ellos tienen una responsabilidad muy grande, como es liderar y guiar a toda la población por el camino del progreso, del bienestar con justicia social. Sigo con frecuencia todos los días las noticias de este municipio y me entristece cuando se da uno cuenta que no se avanza porque hay algunas miopías en estos procesos de hacer las cosas bien. Yo siempre mantengo bien informado de todo lo que pasa en mi municipio, en mi departamento y en mi país y me duele saber lo que pasa".

Hoy asume importantes cargos de responsabilidad

Una vez regrese a los Estados Unidos, al Padre José Leonel le esperan cargos muy importantes en la Arquidiócesis a la que pertenece, pues el Señor Arzobispo Gregory Aymond le hizo el honor de nombrarlo Vicario de la Iglesia San Jerónimo en la ciudad de Kenner en el Estado de Luisiana y también le ha encomendó parte del staff del Apostolado Hispano de la Arquidiócesis de New Orleans.

Reconoce que, "son dos responsabilidades muy grandes, casi no me alcanza el tiempo, me gustaría tener el don del padre Pío, de estar en uno y otro lugar al mismo tiempo, pero le pido a Dios cada día, ya que esta es una obra de Él, para que me ayude a mantener la firmeza de mi vocación, la firmeza de mi Ministerio, la capacidad para servir sin medida hasta los últimos días de mi vida".

Y con su bendición le dijo a los concepcioneros que, "están en mi mente, en mi corazón y en mi oración".

viernes, 9 de junio de 2017

Reconocido pianista malagueño ofrece recital en Viena

Por Pacelli Torres

Corresponsal Chicamocha News en Europa


​​Aquí, el Maestro Luis Alberto Peña Cortés, durante uno de sus conciertos.

En días pasados, los colombianos residentes en Austria recibimos un correo de la Sección Cultural de la Embajada de Colombia invitándonos a un evento que tendrá lugar el 20 de Junio en Viena. Se trata del concierto del joven pianista Luis Alberto Peña Cortés. Como colombiano, me llena de satisfacción ver a un compatriota llegando a tan altas posiciones. Pero dado que Luis Alberto es además nacido y criado en Málaga, como también lo soy yo, el sentimiento de admiración y orgullo reboza el corazón.

Próximamente, pues, lo tendremos en persona en Viena como parte de una muestra organizada por la "alte Schmiede Kunstverein" de esta ciudad. El recital lleva por título "Nueva música para piano, entre Austria y Colombia" y presenta una selección de música colombiana contemporánea. Destacan sobre todo las composiciones "Inventarium" y "Elektronik" de Germán Toro-Pérez y "Marsyas" de Olga Neuwirth, que son los trabajos más representativos con los cuales se está patrocinando el concierto en Viena.

Luis Alberto nació en Málaga en 1988. Comenzó sus estudios de piano en Bogotá a la edad de 14 años. Obtuvo su grado en música de la Universidad Juan N. Corpas, donde por su excelente desempeño recibió la mención Summa Cum Laude, el máximo honor académico que otorga una universidad.

En 2007 viajó a los Estados Unidos para continuar sus estudios de maestría en la Southern Methodist University en Dallas, Texas.

Posteriormente se radicó en Madison, Wisconsin, para adelantar estudios de doctorado.


​La bicicleta es su medio de transporte favorito.

Alberto ha participado en eventos de renombre en varios países de Latinoamérica, Europa y los Estados Unidos. Ha tocado como solista junto a la orquesta Unimúsica de la Sinfónica del Conservatorio de Tolima, la orquesta filarmónica de Bogotá y la Orquesta Sinfónica Nacional de Panamá, entre otras.

Recuerdo que hace algunos años asistí a su presentación en el marco del Festival de Piano organizado por la UIS sede Málaga. Por ese tiempo un par de profesores alemanes estaban de visita en la sede y estuvieron muy impresionados con su impecable desempeño.

Alberto ha obtenido varios premios en concursos de Colombia, Venezuela, Costa Rica y los Estados Unidos.

Mientras estudiaba en Dallas fue galardonado con el premio Harold von Mickwitz en piano.

En Europa ha participado, entre otros, en eventos organizados en León, España; Salzburgo, Austria y Siena, Italia, y con gran alegría lo tendremos próximamente deleitándonos en Viena.

viernes, 21 de octubre de 2016

En aras de una nueva educación

Por Pacelli Torres

Corresponsal del Chicamocha News en Europa

Ante todo quisiera agradecer a las directivas de la Normal Superior Francisco de Paula Santander y del Colegio de Nuestra Señora del Rosario por la acogida que me brindaron durante mi pasada visita a Málaga. En ambas instituciones estuve desarrollando talleres sobre Educación Waldorf y Antroposofía.

En todo el mundo está creciendo la preocupación de que a nuestros niños les estamos robando la infancia. La educación, que debería ser un proceso liberador, se ha convertido en una especie de tortura sicológica durante la cual los niños y niñas crecen con el fastidio de tener que hacer sus deberes y donde prima la competición y el egoísmo. Aparte de eso, la fuerza motriz de la educación, como la conocemos hoy en día, es el miedo. ¿Qué podemos esperar de una sociedad educada bajo el miedo?

La educación Waldorf es una de las medidas que podrían aplicarse para mitigar el daño que le estamos haciendo a las nuevas generaciones. El verdadero cambio, sin embargo, debe producirse primero tanto en la mentalidad de las maestras y maestros como en la mentalidad de los padres. Deberíamos entender que la calidad de la educación no significa que los niños aprendan informática e inglés tan temprano como sea posible, ni que al niño se le sobrecargue con información y tareas. Educar no es un proceso de inculcar conocimientos, es un proceso de desarrollar las potenciales internas de cada ser. Todos tenemos potencialidades diferentes. "El educador es al niño lo que el jardinero a sus semillas".

La verdadera calidad en la educación consiste en que al niño o la niña se le respeten sus etapas de desarrollo. Hace casi cien años, el filósofo austriaco Rudolf Steiner sentó claras directrices al respecto. En los tres primeros años de escuela debe trabajarse el sistema motriz. Se debe enseñar en base al ritmo y se debe hacer especial énfasis en "experimentar". La frase clave en este periodo es "El mundo es bueno", y se desarrollan los valores morales mediante el relato de cuentos de hadas y fábulas.

En cuarto y quinto la frase clave es "El mundo es bello", se trabaja la parte afectiva, y la base de la enseñanza es "describir".

En sexto, séptimo y octavo, el niño por fin alcanza el nivel donde es posible "analizar". En este periodo la frase clave es "El mundo es verdadero". Steiner decía que es imposible analizar algo que no se haya experimentado y que no se sepa describir.

Un ejemplo práctico sería pedirle al niño o la niña que corte una naranja, eso sería "experimentar", luego se le pediría que "describa" la naranja, la textura, el aroma, la forma. Seguramente surgirá la conclusión de que la naranja está dividida en tajos. En tal punto se le pide al estudiante que piense en objetos diarios que también estén divididos, esto sería "analizar". A continuación se le haría notar que la naturaleza divide y que nosotros, los humanos, también dividimos, a lo primero se le llama inteligencia invisible y a lo segundo inteligencia visible. Con este preámbulo pasaríamos a introducir el concepto de fraccionarios en la clase de matemática, como algo perfectamente hermoso y aplicado a la vida diaria, y no como algo que deba aterrorizarnos y sin ningún sentido. Fue así como fuimos frustrados muchos de nosotros.

Si bien es muy difícil implementar todos los principios de la educación Waldorf en instituciones oficiales, por lo menos se podrían aplicar algunos de sus métodos.

Espero que el trabajo que hicimos en la Normal con los estudiantes de formación complementaria pueda verse reflejado en un cambio de actitud en los años venideros y que poco a poco reganemos nuestro derecho a un verdadero desarrollo integral.

Reitero mis agradecimientos a las profesoras Rubiela Caicedo Herrera y Adriana Moreno Vargas de la Normal, y a la rectora del Rosario, Jeny Patricia Niño Guerrero, por la invitación para realizar estos talleres, y por la audacia de mantener una mente abierta.

viernes, 16 de septiembre de 2016

Los jóvenes también opinan sobre el proceso de Paz. “Más allá del SÍ y el NO”



Por María Alejandra Meneses Delgado

Yo no escribo por el SÍ o por el NO que tan de moda están por estos días en todos los medios de comunicación a nivel nacional e internacional, lo que quiero es hacer un llamado a la conciencia y, sobre todo, a la transparencia de aquellos que apoyan y hacen campaña por una y otra decisión y que, desgraciadamente, muchos colombianos, irresponsables por demás, van a tener como único fundamento para tomar su decisión.

Con sorpresa y con un poco de tristeza veo los argumentos con los que muchos intentan convencer por un bando y por el otro, debatiendo la paz con ideas y falacias argumentativas propias de bandos políticos (porque en este país ya no se puede hablar de ideologías) y poniéndole al sí y al no los nombres de aquellos personajes de la vida y la actualidad política de este país.

Y digo que lo veo con tristeza porque no puedo entender cómo hoy, en pleno 2016, los discursos "politiqueros" en torno a la paz pretenden crear una división y polarización tal que recrea perfectamente la división del mundo en el periodo de guerra fría que, me permito informar a algunos personajes que al parecer estaban distraídos dividiéndose las riquezas de este país, terminó hace más de 20 años.

En serio, ¿somos tan tontos en este país para no darnos cuenta que la verdadera violencia empieza por el desconocimiento del otro? Me atrevería a decir que Colombia está en guerra desde que llegaron los españoles a nuestras tierras y vieron en las diferencias una amenaza, matando todo lo que se les atravesaba en nombre de la civilización. Desde ese momento, al parecer, nos quedó por costumbre ver al que es diferente o al que piensa distinto como el enemigo, como la amenaza que debe ser atacada y, desgraciadamente con cada palabra que se utiliza en los discursos, se nos infunde más miedo a lo diferente y se promueve más la división. 

Tampoco puedo entender cómo cada día se reorganizan más los discursos de los políticos (y los politiqueros que replican lo que dicen sus "líderes" como si fuera palabra sagrada) con mentiras, ¡y la convicción con la que hablan de los fantasmas que ellos mismos se inventan para seguir asustando a la gente con posibles realidades futuras que no existirán jamás! Lo que más me entristece de esto es que siempre terminamos creyendo en sistemas políticos inexistentes, libertades restringidas y no sé cuantas más cosas que terminamos replicando irresponsablemente como si fueran una verdad absoluta.

No voy a debatir con discursos políticos ni tomo mi decisión basada en el apoyo a uno u otro de los nombres que suelen dividir el pensamiento y las decisiones en este país. Es un absurdo enorme seguir la corriente de tantos que toman los discursos del mejor postor, de acuerdo a sus intereses personales, e irresponsablemente los gritan a los cuatro vientos, aprovechando la poca o mucha influencia que tienen en la gente, como si fueran palabra sagrada.

Hoy quiero hacer un llamado a la conciencia. Primero, a aquellos que abiertamente hacen campaña por el SÍ y por el NO, señores: si piden que se hable con la verdad, hablen con la verdad; si piden que se utilicen argumentos reales, ustedes también utilicen argumentos reales. Segundo, a los politiqueros que tanto replican las falacias argumentativas de sus "líderes" de momento, muchos de ustedes perdieron la autoridad moral hace mucho tiempo para hablar de paz y aún más de transparencia, eso está más que claro para todos, pero al menos tengan la conciencia para informar correctamente a los ciudadanos y, ante todo, los invito a que dejen el cinismo de lado. Tercero, a los ciudadanos, los de a pie, los que tenemos la decisión en nuestra mano, seamos responsables y leamos el acuerdo, dejemos de lado los argumentos de unos y otros y construyamos nuestra propia idea sobre lo que vamos a decidir.

Más allá de la decisión de cada quien, más allá de si deciden por el sí o por el no, hagamos de esta oportunidad un acto de reconciliación entre los diferentes, debatamos con argumentos, demostremos que los de a pie somos diferentes a quienes se matan por el poder y, ante todo, hagamos de esta la posibilidad de que los colombianos cambiemos el pensamiento bélico y agresivo con el que nació este país y que, desgraciadamente, todos llevamos en nuestras venas. Quitemos el argumento de la guerra y la paz de las manos de los políticos que, por siglos, lo han tomado como trampolín para hacerse con el poder y con todo lo que tener el poder, en un país corrupto, significa. La paz no la va a lograr solamente un acuerdo, sino el cambio de pensamiento de todos los colombianos.


jueves, 18 de agosto de 2016

Educación Waldorf y Antroposofía


​Por Pacelli Torres

Corresponsal del Chicamocha News en Europa

A principios de Julio obtuve mi certificado internacional como profesor Waldorf. Este curso, de dos años de duración, fue una experiencia muy enriquecedora que quiero compartir hoy con mis lectores y que espero replicar en Málaga en un seminario que estaré dictando en Septiembre en las instalaciones el Jardín Infantil El Oso Meloso, donde también están disponibles los detalles.

Existen muchas diferencias entre la educación Waldorf y la educación tradicional. En Waldorf las materias se enseñan en bloques de tres o cuatro semanas de duración, a estos bloques se les llama épocas y constituyen las asignaturas principales. Por ejemplo, en historia, los estudiantes tendrían de 8 a 10 a.m. la clase principal, de 10:30 a 12:00 vendría la clase especial, que por lo general es jardinería, escultura, tallado en madera, costura, pintura o tejido. Tras la pausa del almuerzo vendrían lenguas extranjeras y luego teatro, coro, música o euritmia. El mismo esquema se repite con la siguiente época.

La otra gran diferencia es que no existen libros de texto, los alumnos hacen sus propios libros. Cada niño tiene un cuaderno para cada época y allí consigna artísticamente lo aprendido durante cada clase. Las clases comienzan con una oración a la que sigue una parte rítmica, luego la instrucción en sí, y finalmente la parte artística, que generalmente consiste en el registro en el cuaderno de época.

La educación Waldorf es la rama educativa del movimiento antroposófico, fundado por el filósofo austriaco Rudolf Steiner (1861-1925), a principio del siglo 20. La esencia de la Antroposofía, sin embargo, fue tomada de otro movimiento, la Teosofía que recoge las enseñanzas del Tíbet y la India traídas a occidente por Helena Blavatsky (1831-1891) a finales del siglo 19. El punto clave de la Antroposofía, es el desarrollo del ser humano considerado este como una entidad espiritual encarnada en un cuerpo material. La educación Waldorf toma en cuenta el desarrollo espiritual del estudiante y a partir de él se diseña el currículo y se prepara cada clase.

Rudolf Steiner hizo valiosos aportes a las ciencias sociales, la medicina y la agricultura, pero aparte de la educación Waldorf, se le conoce como el creador de la ciencia de la euritmia, que significa "movimientos bellos y armónicos". La euritmia puede usarse como arte escénico o como técnica terapéutica. Los niños y niñas en los colegios Waldorf aprenden euritmia desde los primeros grados y orgullosamente se ponen camisetas que tienen escrito: "yo se bailar mi nombre".

Una diferencia más con la educación tradicional es que en Waldorf no existen calificaciones. Al final del año el profesor escribe un reporte a cada estudiante describiendo sus cualidades, o en los primeros grados, un poema que el alumno recita al año siguiente delante de sus compañeros el día de la semana que corresponde a su nacimiento.

La primera escuela Waldorf se fundó en Stuttgart, Alemania en 1919. El dueño de la fábrica de cigarrillos Waldorf Astoria, era discípulo de Steiner y le solicitó a éste crear un currículo en las líneas de la Antroposofía para educar a los hijos de los trabajadores de su fábrica, de ahí proviene el nombre de Waldorf. La pedagogía Waldorf se ha extendido por todo el mundo, hoy en día existen más de mil escuelas Waldorf en 62 países. En Colombia, hasta donde sé, hay tres en Antioquia y una en Chía, Cundinamarca.

Al cumplirse casi cien años de su existencia, la educación Waldorf se mantiene siguiendo las directrices de Steiner y podría decirse que este tipo de educación se hace más y más necesaria en nuestros días como antídoto al desgano y la apatía en que parecieran vivir constantemente las nuevas generaciones. Incluso si no estamos directamente relacionados con el sector educativo, existen muchos elementos de la educación Waldorf que podemos integrar en nuestras vidas.

Reitero pues la invitación para mi seminario en Septiembre en el Oso Meloso de Málaga.